domingo, 17 de noviembre de 2019

Visitamos el Museo del Ferrocarril

Hemos comenzado con nuestro proyecto sobre los trenes y lo hacemos yendo al Museo del Ferrocarril en Madrid, a la estación de Delicias; vimos que se llama así porque está en el Paseo de las Delicias (pudimos ver el rótulo con el nombre de la calle).


Es una visita fantástica en la que un guía nos enseña, en este caso fue Pilar, todo lo que contiene este museo, que es bien interesante.

Foto tomada de la página del Museo

Subimos a un tren de vapor, donde vimos la caldera en la que se echa el carbón que al quemarse calienta el agua de unas turbinas que provoca el movimiento del tren.



También nos enseñó Pilar las vielas y los pistones, que son otros elementos importantes para que el tren se mueva. Y nos dijo que esos números que hay en el lateral son como la matrícula de esa locomotora, el 040 indicaría que tiene cuatro ruedas grandes y ninguna pequeña ni delante ni detrás.



Vimos que las locomotoras tienen nombre, nos hizo mucha gracia el nombre de esta: "Pucheta".



Nos gustaron mucho las maquetas de trenes eléctricos, con trazado de vías, pudimos ver su recorrido y su paso por las  estaciones.



Esta maqueta de locomotora de vapor es una pieza destacada del museo, imita exactamente el mecanismo de este tipo de trenes.



Pudimos asomarnos a este precioso tren de madera en el que los distintos coches (que es así como se llaman los vagones de los trenes de pasajeros, en los mercancías sí que se llaman vagones) parecían cada una de las habitaciones que tenemos en nuestras casas: La cocina, el dormitorio, el comedor...



También vimos un coche restaurante muy lujoso.



Nos detuvimos en una locomotora eléctrica, supimos que esas barras en el techo se llaman pantógrafo y el cable eléctrico a lo largo de  toda la vía es la catenaria.



Y subimos al tren Talgo. Este tren tiene una locomotora diesel, utiliza gasolina como combustible. Fue muy importante en el mundo de los trenes porque ya podía ir a mucha velocidad.


También vimos otro tipo de vehículos especiales, estos se utilizan para reparar las vías. Pilar nos explicó que ese camión tiene de particular que puede moverse  a lo largo de la vía pero también por carretera, sólo hay que cambiarle las ruedas para que pueda hacerlo.



Si te apetece seguir explorando, en este enlace puedes ver toda la colección del museo.

Hicimos una parada para subirnos a un tren muy especial situado en el jardín del Museo, allí nos estaba esperando el jefe de estación que nos dio las instrucciones precisas para subir a bordo del tren.
¡Qué viaje más divertido!



Y aquí estamos, cansados pero felices, justo antes de subir al autobús y volver a Cabanillas.



¡Nos ha gustado mucho conocer el Museo del Ferrocarril!
Seguro que ya sabéis mucho de lo que cuento aquí.
¡A recordar juntos la visita!
Un abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario