martes, 17 de septiembre de 2019

Antiguo Egipto: Belleza y vida cotidiana

Los antiguos egipcios eran unos presumidos y les gustaba adornarse el cuerpo, amaban la belleza, tanto a los hombres como a las mujeres les gustaba estar muy guapos.
En este libro encontramos información sobre el maquillaje que solían ponerse, las pelucas que usaban o el perfume que se ponían en el cabello.


Tanto las mujeres como los hombres utilizaban faldas y vestidos blancos sobre los que  quedaban preciosas las joyas que solían ponerse.
Tomás nos trajo un brazalete de su mamá, que era muy habitual que usaran.


En este otro libro se completa información sobre la importancia que daban a la belleza los antiguos egipcios así como los recipientes en los que guardaban estos cosméticos o la utilización de espejos.


Les gustaba mucho jugar, en este vídeo podéis ver algunos de esos juegos. Este tema salió menos en clase y como había tantas cosas que tratar, no hablamos demasiado de ello.



Como veis, aquí tenemos menos que aportar. Podéis investigar en casa y ampliar un poco este aspecto, si os apetece todavía.
Un saludo


Antiguo Egipto: Operación Pirámide

Las construcciones de las que más hemos hablado en este proyecto han sido, sin duda, las pirámides. Hemos podido conocerlas por dentro y por fuera, saber para qué se utilizaban, qué forma tienen, cómo era su construcción…
Mucha información que seguramente no aparece toda en esta entrada, pero tened en cuenta que aprendimos muchas, muchas cosas sobre ellas.

Lucía nos trajo una maqueta que había hecho con sus papás en la que estaban las tres pirámides más famosas que se conocen, y nos dijo sus nombres: Keops, Kefrén y Micerinos (¡que no son fáciles de recordar!), también estaba la esfinge de Guiza y un sarcófago, porque nos explicó que en la pirámide era donde enterraban a los faraones.


Clara también nos trajo un mural en el que se veían muchas pirámides situadas en las orillas del río Nilo. 


Alejandro había hecho una con volumen y otras dibujadas sobre una cartulina.


Blanca trajo dibujos de una pirámide escalonada y un sarcófago.


En un libro de la biblioteca de Cabanillas encontramos mucha información sobre las pirámides, pudimos aprender que no siembre las construyeron de la misma forma: al principio eran más estiradas y se llamaban mastabas, luego fueron escalonadas y por último, las que tal más conocemos, con las caras lisas. En esta ilustración del libro puedes ver las tres y fijarte en lo diferentes que son unas a otras.


Pudimos ver también lo difícil que era su construcción y las piedras tan grandes que había que transportar.


El tío de Darío, papá de Atenea, le dejó un libro lleno de laberintos y pasadizos secretos que se podía utilizar para jugar.



Les encantaba intentar encontrar las salidas en el rincón de biblioteca.



El libro que trajo Alejandro hablaba de la tumba más importante que se conoce, la de Tutankamón



En ella encontraron muchísimas riquezas y objetos que pertenecieron a este faraón, porque ellos creían que esto les haría la vida eterna más agradable.
Se le conoce como la cámara dorada, descubierta por el arqueólogo Howard Carter.



En esta ilustración del libro de Alejandro podéis ver muchas de estos objetos y tesoros que había allí.


A Darío le dejó un libro su abuelo en el que encontró la máscara funeraria de Tutankamón y que su tumba fue encontrada en El Valle de los Reyes, en Egipto.


  Alejandro trajo dibujada esta máscara.


Les gusta mucho buscar información sobre la tumba de este faraón en los libros que tenemos en la biblioteca de aula.


Manu nos trajo una cajita con forma de sarcófago


Y Rubén había coloreado uno con preciosos colores. También en clase les gustó colorear su propio sarcófago, algunos, como Adrián Cañamero y Diego, decidiendo colores por turnos para hacerlos iguales pero a gusto de los dos.


Diego hizo una momia con su mamá, utilizaron vendas de algodón para hacerla, los egipcios utilizaban tiras de lino que iban pegando con resina. También utilizaban cera de abeja para embalsamar los cuerpos, por eso cogimos este mural de nuestro proyecto dedicado a las abejas.



Sacaban todos los órganos del cuerpo y los dejaban en unos recipientes llamados vasos canopos. Estos los trajo Adrián Baldominos, de sus juguetes de playmobil.


En este libro de editorial Maeva podemos ver que cada uno tenía una forma según lo que contuviera: humano-hígado, halcón-intestinos, perro-estómago, babuino-pulmones.
El cerebro no se conserva y el corazón se deja en su sitio.


Mario también compartió con nosotros sus juguetes de playmobil y nos trajo la momia dentro de sus vendas y el sarcófago que contiene a la momia.


Trajo también al toro Apis, que era un dios egipcio que se asociaba con la muerte.


Rubén compartió con nosotros un libro con muchísimas curiosidades sobre las momias, les encantaba ojear este libro y recordar cosas que sabían sobre ellas.


Y claro, también les gustaba dibujarlas en clase, estos dos dibujos son los que les regalaron a sus papás por el día del padre Blanca y Natanael, se dibujaron en Egipto con ellos.


Y aquí nos quedamos con toda esta información sobre las pirámides, momias y sarcófagos (espero que no se me haya escapado nada de lo compartido en clase). Y seguro que ellos os pueden contar más cosas, porque este apartado dinero para mucho.
Un abrazo

lunes, 29 de julio de 2019

Antiguo Egipto: La escritura

Los egipcios inventaron una forma de escritura muy elaborada basada en los jeroglíficos, tienen dos tipos de símbolos: los ideogramas que hacen referencia al objeto y los fonogramas que son símbolos fonéticos. En este libro que saqué de la biblioteca de Cabanillas nos lo explica.



En el libro que nos trajo Adrián Baldominos podemos ver claramente estos dos tipos de símbolos que podemos encontrarnos en los jeroglíficos. Como veis, en el primero cada símbolo hace referencia a palabras determinadas mientras que en el segundo cada símbolo se corresponde con cada una de las letras  de nuestro alfabeto.




Y Clara nos trajo un abecedario con sus correspondientes símbolos jeroglíficos .



Los escribas eran los encargados de aprender la difícil escritura jeroglífica, eran pocos los que sabían hacerlo. Durante más de diez años iban a una escuela especial para aprender a escribir de esta forma.


Los escribían sobre papiros y se guardaban enrollados. Imaginaos una biblioteca egipcia llena de rollos en lugar de libros.



Marco hizo en su casa algo similar a lo que hacían los escribas.


Ya sabíamos, por el libro que compartió con nosotros Alejandro, que los faraones tenían dos nombres que hacían escribir sobre unos cartuchos. 
Una de las actividades que hicimos fue traer su nombre escrito en uno de estos cartuchos, y así tener escritos de esta manera los de todas las niñas y niños de Infantil, que ahora adornan nuestro distribuidor.



Conocimos al francés Jean-François Champollion, que fue quien consiguió descifrar la escritura jeroglífica a partir de la piedra Rosetta (se llama así porque los soldados franceses la encontraron en el pueblo de Rosetta), ahora se encuentra en el museo Británico de Londres.


Esta piedra tenía el mismo texto en tres escrituras diferentes: jeroglífica, demótica (escritura cursiva egipcia) y griega; Champollion logró descifrar estos misteriosos jeroglíficos basándose en el griego.
Pudimos ver una fotografía de la piedra en este enorme libro que compartí con ellos.


Rubén nos trajo dos marcapáginas, hechos simulando el papiro, que tenían símbolos jeroglíficos.
El papiro se fabricaba a partir de una planta con el mismo nombre que abunda en las orillas del Nilo.


En el gran mural de Mario también había un apartado dedicado a la escritura egipcia, todo nuestro abecedario con su correspondiente símbolo jeroglífico en letras móviles para poder poner nuestros nombres.


Os dejo un vídeo de art attack por si os animáis a hacer algo parecido al papiro egipcio con vuestros hijos.


Espero que os haya gustado este paseo por la escritura egipcia.
¡A seguir disfrutando de las vacaciones!
Aprovecho para dar la enhorabuena a los papás de Rubén, que ya nació su hermanita Nela.
Besos